miércoles, 10 de marzo de 2010

el que vence a los demás es poderoso, pero el que se vence a sí mismo es invencible

Están los que usan siempre la misma ropa,

los que llevan amuletos,

los que hacen promesas;

los que imploran mirando al cielo,

los que creen en supersticiones...

Pero también están

los que siguen corriendo

cuando les tiemblan las piernas,

los que siguen jugando

cuando se les acaba el aire,

los que siguen luchando

cuando todo parece perdido,

como si cada vez fuera la última vez,

convencidos de

que la vida misma es un desafío.

Sufren pero no se quejan,

porque saben que el dolor pasa,
el sudor se seca, el cansancio termina.

Pero hay algo que nunca desaparecerá:

"La satisfacción de haberlo logrado"

En nuestros cuerpos hay

la misma cantidad de músculos,

y en nuestras venas corre la misma sangre.

Lo que nos hace diferentes es nuestro ESPIRITU.

Nuestra determinación por llegar a la cima.

Una cima a la que no se llega superando a los demás.

anónimo
Alfredo Cardenas

7 Amigos que han opinado:

VICMAN dijo...

Me ha gustado muchísimo. De esto va el running, no?

Èric Pairet Artau dijo...

La etiqueta lo dice todo, " paja mental! ".

Buena descripción de lo que es sufrir, para alcanzar tus objetivos! Me parece que voy a hacer el mismo post, vale la pena :)

Un saludo,
* Èric.

RA dijo...

El espíritu lo puede todo.

Tania dijo...

"La satisfacción de haberlo logrado" es lo que nos mueve.
bss
Tania

Alex dijo...

Bonita, entrada ...

Carlosgbg dijo...

Muchas gracias por enlazarnos, nosotros también hemos echo lo mismo, estaremos en contacto jeje un saludo!!

Ana dijo...

Qué cosas más bonitas encuentras por ahí.

Plantilla creada por laeulalia basada en la harbor de blogger.